amerindia n°21, 1996

Términos de parentesco p'urhépecha en tres documentos del siglo XVI: resultados iniciales[1]

Cristina Monzón

El Colegio de Michoacán / México

En dos obras de la segunda mitad del siglo XVI, el Arte de la lengua de Michuacán de Gilberti (G) y el Arte y diccionario de Lagunas (L) hay secciones dedicadas a los términos de parentesco p'urhépecha. Mediante un análisis morfológico de dichos términos he identificado varias raíces verbales que recurren en derivaciones que expresan relaciones de parentesco. A partir de las raíces, sus derivaciones y glosas en español he extendido mi corpus de términos mediante el estudio de otro documento del siglo XVI, El Diccionario Grande de la lengua de Michoacán (D; D.e). El corpus de términos resultantes se clasifica lingüísticamente en sustantivos derivados cuya estructura temática es verbal y en sustantivos no derivados.

Me limitaré aquí a presentar un análisis de algunos sustantivos derivados. Estos son de gran interés no solamente por la riqueza morfológica que presentan sino también por el conjunto de oraciones que se localizan en las fuentes y que permiten acercarnos a los indicios globales de la conceptualización de las relaciones de parentesco registradas en el siglo XVI. Es importante, no obstante, subrayar el problema del etnocentrismo de las glosas españolas. La generalidad de las traducciones de los términos p'urhépecha atestigua el interés especial en captar las normas de herencia y de estratificación social pero a menudo en términos castellanos, es decir, citando a Zurita, "como entre los españoles cristianos ... por la línea recta de consanguineidad, de padres a hijos [y] parientes más propincuos."[2]

Ahora bien, los sustantivos derivados tienen generalmente la siguiente estructura: una raíz, seguida de uno o varios morfemas. A la raíz verbal, los morfemas añaden información gramatical o significado. Los morfemas gramaticales verbalizan o transitivizan; el resto de los morfemas añaden significado: unos, los morfemas de espacio (ME), semánticamente ubican la acción expresada por la raíz en relación a una superficie, un volumen determinado, o la intersección de planos, gramaticalmente determinan la valencia del tema; el morfema frecuentativo nos informa que la acción expresada por la raíz es recurrente o intensificada; los morfemas de movimiento indican la dirección en la cual se lleva a cabo la acción expresada por la raíz. La raíz y los morfemas mencionados constituyen el tema al cual se le añade al final el morfema de infinitivo, la flexión para conformar un verbo o se le añaden los morfemas nominalizadores para constituir un sustantivo.

Linaje, casta, generación....

"Linaje, casta, generación, genealogía", conceptos que se presentan en varias combinaciones en un afán por comunicar el significado de cada vocablo p'urhépecha, constituyen el criterio para agrupar en esta primera sección un conjunto de palabras que quizás nos acercan a los contornos generales del sistema de parentesco p'urhépecha. Estas palabras parecen utilizar contrastes de residencia, vínculos de filiación y su ramificación para establecer conjuntos generales de parentesco.

"Linage, generación", traducción dada a la palabra hanguequa (ejemplo 1) en el Diccionario Grande está conformada por la raíz verbal intransitiva hangue cuyo significado según la misma fuente es "vivir en una morada y casa todos" (ejemplo 2)

1.-     hangue-qua (D)   linaje, generaçion

          vivir.todos.en.una.morada-aquel.que

          {aquellos que viven todos en una morada}

2.-     hangue-ni (D)   Biuir en una morada i cassa todos

          vivir.todos.en.una.morada-infinitivo

Ambos ejemplos se diferencían solamente por la terminación: qua en el ejemplo 1 hace del verbo intransitivo un sustantivo que refiere al agente, mientras que ni es el morfema que nos indica que el verbo está en infinitivo. A la palabra 1 se le puede entonces dar la siguiente interpretación: "habitante de una morada y casa".

El concepto de "morada" o "casa" como expresión de la existencia de parentesco la encontramos no solamente con la palabra hanguequa (ejemplo 1) que nuevamente aparece en la oración 3, sino también con la palabra quahta "casa" en la oración 4. Ambas oraciones reciben la misma traducción "parentesco contraer, parentesco contraer con otros, emparentar" y se encuentran en la misma estructura lingüística:

3.-     ma=hco        hangue-qua            e-nsta-ni (D.e)

4.-     ma                quahta=hco            e-nsta-ni (D.e)

ma refiere al número uno; el clítico hco significa único; el verbo "ser" o "estar" e va acompañado del morfema frecuentativo nsta y se encuentra en infinitivo ni. La oración 3 se traduce entonces como "ser nuevamente habitante de una única morada y casa", mientras que la oración 4 se interpretará como "ser nuevamente la única casa". Los datos de que disponemos no nos permiten una clara interpretación, la raíz hangue hace pensar que al ser parientes se comparte una misma área general de residencia, mientras que el uso de la palabra quahta en la oración 4 refiere específicamente al espacio doméstico, el domos, para indicar la pertenencia a un grupo.

3'.-    ma=hco hangue-qua                                                  e-nsta-ni (D.e)

          uno=única vivir.todos.en.una.morada-aquel.que           ser-frec-infinitivo

          {ser nuevamente habitante de una única morada}

4'.-    ma       quahta-hco        e-nsta-ni (D.e)

          uno      casa-única          ser-frec-infinitivo

          {ser nuevamente una sola casa}

Aun cuando en los textos del siglo XVI se suele traducir quahta y hangue como sinónimos, es claro que en p'urhépecha hay un contraste entre ellos. Como espacio residencial hangue es un área o conjunto más general; sólo metafóricamente se puede glosar como "casa". Entre los términos de mi corpus, hangue refiere al conjunto más general de relaciones de parentesco sin señalar su naturaleza más allá que mediante las implicaciones de corresidencia. quahta, en contraste, es el sustantivo empleado para especificar un conjunto mínimo de relaciones de parentesco a partir del rasgo exclusivo de la corresidencia y sus implicaciones. En el uso de ambos términos el frecuentativo, -nsta, quizás en asociación con el clítico hco que significa único, marcan el proceso dinámico de la incorporación en estas unidades generales y específicas de la corresidencia, o sea el proceso de emparentar.

En otro nivel de refencia general a las relaciones de parentesco, la raíz p'urhépecha de las glosas españolas "el linage, la alcurnia, el parentesco o la consanguineidad" puede ser concebido como un principio de filiación.

5.-     mitequa (D)   pariente

          mitequa (D.e)   alcuña, o linaje

          mitehperaqua (D.e)   parentesco, consanguinidad

La raíz mite, que se encuentra en las palabras del ejemplo 5, es la raíz del verbo transitivo que recibe la traducción de "conocer, entender, saber" en el ejemplo 6:

6.-     miteni (D)   conoçer, entender, saber

así como en el ejemplo 7 mitequareni donde la raíz se encuentra seguida del morfema reflexivo quare:

7.-     mitequareni (D)   conocerse a si mismo

Las palabras del ejemplo 5, mitequa y mitehperaqua, podrían entonces recibir el análisis indicado en 5' en donde el nominalizador qua, debido a que la raíz verbal es transitiva, conforma un sustantivo que refiere al resultado de la acción expresada por la raíz, mitequa se entenderá entonces como "los conocidos"; hpera, en mitehperaqua, indica que la acción es recíproca entre el sujeto y el objeto directo, dando el significado "el conocimiento mutuo":

5'.-    mite-qua

          conocer-aquel.que {los conocidos}

          mite-hpera-qua

          conocer-recíproco-aquel.que {el conocimiento mutuo}

En fin los substantivos derivados de la raíz, mite, parecen apuntar a un principio de filiación.

Otro sustantivo derivado que recibe las glosas españolas de "el linage, la casta" quizás presenta un aspecto de filiación más general y contemplado en términos de una ramificación.

8.-     sirasirarupa-ni (D)   yr en aumento, yr cundiendo, multiplicarse

9.-     sirasirarupa-qua[3] (D.e)   casta, linaje

Los ejemplos 8 y 9, el uno verbo, el otro sustantivo, permiten interpretar la palabra 9 como "lo que va en aumento, lo que cunde, lo que se multiplica". Lo mismo se podrá decir para "genealogía" y "linage", traducciones dadas a la palabra del ejemplo 10:

10.-   sirasira-ru-po-qua (D.e) genealogia, linaje

En este caso lo que va en aumento o cunde o se multiplica parte de un punto de origen indicado por el morfema de movimiento po presentando extremidades o protuberancias sobresalientes como nos lo da a entender el morfema de espacio ru/rhu. Los términos en 8 y 9 se diferencian de 10 sólo por el morfema de movimiento pa. Este indica la existencia de movimiento sin especificar dirección u origen.

Tatarabuelos y bisabuelos

Las traducciones que se dan en las fuentes a la nomenclatura p'urhépecha sugieren que existe un término para "tatarabuelo" distinto del término para "bisabuelo":

11.-   Anga-ndi-hpe-nsta-ni (L)            ser tatarabuelo o el pilar, base o fundamento del
                                                              linaje
[4] +

          poner.erecto-esquina-alguien-frec-infinitivo

          {eregirse constantemente respecto a personas en un vasto espacio}

12.-   Anga-ndi-hpe-ns-ti (G) bisabuelo o bisabuela

          poner.erecto-esquina-alguien-frec-el.que{el que se erige constantemente en relación a
          personas en un vasto espacio}

Igualmente existe un término para "tataranieto" distinto del término para "bisnieto":

13.-   anga-ndi-ns-qua (D.e)   nietos terçeros, tataranietos[5]

          poner.erecto-esquina-frec-aquel que

          {aquel respecto al cual se está erecto}

14.-   anga-ndi-nga-ns-ti (D.e)   visnieto, o visnieta

          poner.erecto-esquina-agente.indefinido-frec-el.que

          {personas respecto a la cual alguien se ha eregido constantemente en un vasto espacio}

La estructura lingüística de las palabras sin embargo indican que estas diferenciaciones son dudosas. La raíz transitiva anga "poner erecto" que encontramos en las palabras columna, ejemplo 15, y "estar cosa enhiesta en el rincón", ejemplo 16, es la base del verbo y sustantivo utilizados para hacer referencia al tatarabuelo y al bisabuelo, ejemplos 11 y 12, o al tataranieto y al bisnieto, ejemplos 13 y 14:

15.-   anga-nda-qua (D)   coluna[6]

          poner.erecto-alrededor-aquel.que

          {aquello que está alrededor de algo erecto}

16.-   anga-ndi-cu-ni (D)   estar cosa enhiesta a el rrincon o esquina[7]

          poner.erecto-esquina-REL-infinitivo

          {estar erecto en la esquina}

La posibilidad de que estas palabras se utilizasen para diferenciar entre tatarabuelos y bisabuelos es dudosa ya que la palabra en 12 no es más que el sustantivo del verbo presentado en el ejemplo 11: el morfema de infinitivo ni en 11 ha sido substituido en 12 por el morfema nominalizador ti que nos indica que el sustantivo hace referencia al individuo agente de la acción expresada por el verbo. La diferencia de la forma del morfema frecuentativo nsta o ns puede explicarse como un proceso morfofonémico de reducción ante el contexto de una oclusiva, en este caso /t/.

Igualmente resulta dudosa la diferenciación entre tataranietos y bisnietos. En el primer caso, ejemplo 13, se utiliza el nominalizador qua dentro del contexto de tema transitivo para constituir un sustantivo que hace referencia al objeto directo. El ejemplo 14 hará referencia a la misma entidad pero utilizando un proceso distinto. El morfema de agente indeterminado nga que en concatenación con una raíz transitiva funciona como pasivizador, hace que el sujeto mencione la entidad que en 13 se enunciaba en el objeto. Por otra parte el nominalizador ti indica que el sustantivo refiere al sujeto.

Los morfemas constitutivos del tema verbal de las palabras 11 a 14 dan la siguiente interpretación: "poner erecto", dado por la raíz transitiva anga, en un vasto espacio, indicado por el morfema de espacio ndi. El objeto directo en el caso del verbo se expresa con el morfema hpe, objeto directo indefinido y el morfema frecuentativo nsta o ns nos indica una recurrencia habitual de la acción.

La raíz anga "poner erecto", estado que se realiza en un vasto espacio, indicado por el morfema ndi, sugiere una imágen cónica en la cual la descendencia es la base.

El morfema de espacio ndi que nos indica que la acción expresada por la raíz se lleva a cabo en un vasto espacio reaparece en otra palabra que sólo se diferencia de la anterior por la raíz y cuya traducción es "bisabuelo" o "bisabuela" así como "bisnieto", "bisnieta", como se puede ver en los ejemplos 17 a 19.

17.-   thsiua-ndi-hpe-ns-ti           bisabuelo o bisabuela

          ser.pariente.3º-esquina-alguien-frec-el.que

          {(aquel) que es pariente en 3º grado de alguien en un vasto espacio}

18.-   tsihua-ndi-nts-qua  (D)   viznieto o viznieta

          tsihua-ndi-ns-qua  (D.e)   nieto o nieta, viznieto

          ser.pariente.3º-esquina-frec-aquel.que

          {aquel respecto al cual se es pariente en 3º grado}

19.-   thsiua-ndi-nga-ns-ti (L)            bisnieto-a

          ser.bisabuelo/a-esquina-agente.indeterminado-frec-Est.

          {pasiva de ser bisabuelo de alguien}

La raíz tsihua o thsiua de estas oraciones no aparece en otras palabras. Por su uso en el saludo que intercambian bisabuelo y bisnieto, ejemplo 20, sugerimos asignarle como significado `ser pariente en 3º grado de', significado que permite el uso bilateral de tsihua en el saludo.

20.-     Y si estos visaguelos saludan a sus visnietos, dizen .Hendi tsihua: y los visnietos responden lo mesmo, es modo de saludar entre ellos. (G)

El resto de la morfología en las palabras 17 a 19 es idéntica a la presentada en los ejemplos anteriores: la palabra "bisabuelo" se obtiene con el morfema nominalizador ti mientras que la palabra "bisnietos" es el sustantivo que refiere al resultado de la acción expresada por el tema transitivo a través del nominalizador qua o del morfema de agente general o pasivo nga y el nominalizador ti.

Las palabras del ejemplo 21 contrastan con la palabra 17 en el morfema nominalizador seleccionado:

21.  a.-   tsihua-ndi-hpe-ri (D.e)   ermano de mi visaguelo[8]

       b.-   tsihua-ndi-hpe-ns-ri (D.e)   ermana de mi visaguelo

La distinción entre ti en la palabra 17 y ri en 21, podría interpretarse como el medio para hacer resaltar el estado duradero del bisabuelo genético, el caso del sustantivo con ti nominalizador estativo, en oposición al no calificado que se utiliza con los hermanos de los bisabuelos y que presenta el morfema ri.

El saludo en 20, así como los ejemplos 11 a 19 presentan la misma raíz para referir a ambas generaciones. Existe pues una relación simétrica entre éstas. Por otra parte las generaciones viejas a partir de los bisabuelos se agrupan bajo una misma nomenclatura. No existe la posibilidad de diferenciar entre ellos. Finalmente la persona geneticamente relacionada y sus hermanos o hermanas comparten la misma relación de parentesco respecto a un individuo.

Es importante subrayar que estos términos de relaciones específicas de parentesco constituyen los grados más extensos de referencia en el corpus de vocablos. Abarcan desde el 3º grado ascendente hasta el 3º descendente. Además no hay indicación de que exista una distinción de índole patri- o matrilineal sino más bien la sugerencia de un sistema ambilateral de referencia.

Hermanos, primos y otros más

Consideremos ahora un ejemplo de los términos específicos de relación de la generación del ego, el que recibe la glosa española de "hermanos" y su extensión como "primos". Los sustantivos seleccionados en el ejemplo 22 nos informan sobre el sexo de ambos hermanos indicándonos cual es el menor:

22.-   hera-mba (L)   su hermano menor

          hera-mburipihtireni (G)   era mi hermano dicho por varon

          Pire-nche (L)   mi hermana menor dicho por varon

          atzi-mburhihperahaca (L)   ser hermanas

          atzi-mba (L)        su hermana-o menor

A cada una de estas raices les podríamos asignar el siguiente significado:

23.-   hera   ser.hermano.menor.de.hombre

          Pire   ser.hermana.menor.de.hombre

          atzi   ser.hermana.menor.de.mujer[9]

Estas raices aparecen como verbos de las oraciones 24.

24.-   hera-mbu-rhi-ti=htsini (L)   son mis hermanos mayores

          hMh-trans-cuerpo-3=3Suj1Obj.pl

          {ellos me tienen como hermano menor}

          pire-mbu-rhi-ti=reni (L)   es mi hermano mayor

          hMm-trans-cuerpo-3=3Suj1Obj.sg

          {el me tiene como hermana menor}

          atzi-mbu-rhi-ti=reni (L)   es mi hermana mayor/ yo soy su hermana menor

          mMm/h-trans-cuerpo-3=3Suj1Obj.sg

          {ella me tiene como hermana menor}

El morfema mbu que se encuentra inmediatamente adjunto a la raíz, sólo lo he localizado en términos de parentesco lo que hace imposible identificar su función y significado. Sugiero como probable interpretación que el morfema mbu tiene la función de conformar un tema verbal transitivo. Expresar el tema transitivo en español es problemático, le asignaremos la siguiente interpretación[10]:

25.-   herambu   hombre.tiene.como.hermano.menor.a.                  (hMh)

          Pirembu   hombre.tiene.como.hermana.menor.a.                   (mMh)

          atzimbu   mujer.tiene.como.hermana.menor.a.                       (mMm)

Los morfemas restantes que se concatenan al tema son: rhi morfema de espacio-objeto que refiere a la superficie total de un cuerpo; a éste le sigue la flexión de persona y los clíticos pronominales que nos indican la persona sujeto y objeto. Se obtienen así los significados dados entre corchetes en 24.

Estos casos hacen énfasis en la relación de ego en términos de la edad menor del hablante e indicando el sexo de los participantes en la relación de hermandad. En cuanto a la edad del hablante, la referencia inversa es también posible. Para ello se tiene la raíz dependiente antzi que significa jalar, estirar[11] en el ejemplo 26:

26.-   antzicuni (D)   arrastrar alguna cosa

          antzicuni (L)   arrastrar, o estirar algu[n]a cosa

          antzitani(D)   estirar apretando

          antsitani (L)   por tirar, o estirar tender, o estender qualquier cosa, o con   la tal fuerça

Ser el mayor, ejemplo 27, significa ser aquel que trae arrastrando tras de si al otro. En este caso no se da información sobre el sexo:

27.[12]-   antsi-nu-ni (L)               traer otra cosa arrastrando y salir adelante: que es ser
                                                  hermano-a mayor

          hi antzi-nu-ca (G)            yo naci antes que ella naciera o soy su mayor dicho por varon

          Antzi-nu-ca (L)                yo la traje tras mi porque naci primero, yo soy su hermana
                                                  mayor

          antzi-nu-ti=reni (L)         trajome tras si porque nacio primero

          antzi-nu-ti=reni (L)         es mi hermana mayor/yo soy su hermana menor por mujeres

          Antzi-nu-ti=reni (G)        es mi hermana mayor, dicho por varon

Existe además una extensión de los términos de hermandad. Los primos no se diferencian de los hermanos, ejemplo 28.

28.-   hera-mbu-ri-hpera-haca cuhche uaua equaro (G)        somos hermanos por parte de mi               tia, hermana de mi padre

          Hera-mbu-hpera-haca cuhche auita equaro (G)        [somos parientes] por parte de mi               tio hermano de mi padre

          Hera-mbu-hpera-haca cuhche papa equaro (G)        [somos parientes] por parte de mi               tio hermano de mi madre

          tzimandarequa pire-mbu-hpera-ni (D)              ser primos el y ella en segundo grado

Las raices en 25 se reencuentran en 28, no se tiene datos para el tema atzimbu.

También, la posibilidad de ampliar el uso de hermano hacia individuos con los cuales no existe una relación de consanguineidad se expresa con el morfema causativo ta:

29.-   Hera-mbu-hpera-ta-hpe-ni (D)   hermanarlos

          hMh-trans-recíproco-CAUS-alguien-infinitivo  {hacer que se hagan hermanos}

          Pire-mbu-hpera-ta-hpe-ni (D.e)   hermanar a el y a ella

          hMm-trans-recíproco-CAUS-alguien-infinitivo  {hacer que se hagan hermanos}

          Ahtsi-mbu-hpera-ta-hpe-ni (D.e) hermanarlas

          mMm-trans-recíproco-CAUS-alguien-infinitivo  {hacer que se hagan hermanas}

yerno, nuera y suegros

Finalmente, el ejemplo 30, presenta la raíz tarha, seguida por el morfema de posesivo, para la palabra que se traduce como "su yerno, suegro, nuera o suegra". La raíz podría ser interpretada para incluir los referentes dados en la fuente como "pariente.político.de.alguien".

30.-   tharhamba (D)   su yerno , suegro, nuera, o suegra

En el verbo del ejemplo 31 la secuencia tharambu conforma un tema verbal transitivo, que podría traducirse como "ser pariente político de".

31.-   thara-mbu-hpera-ni (D)   ser suegros, o nueras o suegras

          emparentar-trans-recíproco-infinitivo

          {alguien que casó hizo emparentar a alguien}

La interpretación de que el tema tharambu hace referencia a la relación entre por un lado el suegro o suegra y por el otro el yerno o nuera es más evidente en los verbos del ejemplo 32:

32.-   tarha-mb-e-hchu-ni (L)   tener parte con su suegro o yerno

          thara-mb-e-hchu-ni (D)   tener cuenta con su nuera o con su suegra

donde se tiene el morfema de espacio hchu que refiere al trasero y un morfema e cuya función desconozco. Este morfema e no modifica el significado básico de la raíz. Compárense el paralelismo de estructuras entre este tema y los temas verbales para hermanos en 33 y 34. Ambas raices hacen referencia a una relación entre individuos, requieren la presencia del morfema mbu para conformar un tema verbal y la presencia del morfema e, cuya función y significado desconozco, no modifica el significado de la raíz:

33.-   Hera-mbu-hpera-ni (D)   ser hermanos

          Pire-mbu-hpera-ni (D)   ser hermanos el y ella

34.-   Pire-mb-e-hchu-ni (D)   conocer carnalmente a su hermana.

El verbo en 31 recibirá entonces la interpretación de "ser parientes políticos", dado por el tema tarhambu, el uno respecto al otro, dado por el morfema de reciprocidad hpera.

Para la referencia intergeneracional hemos localizado solamente la nomenclatura utilizada entre el yerno y los abuelos. El yerno y probablemente también la nuera tienen el mismo estatus que los nietos. Con la raíz nimate "tener como nieto/a" los abuelos hablan a los nietos o yernos, sin diferenciarlos por sexo:

35.-   nimatequa (L)   mi nieto

          nimatequa (D.e)   nieto o nieta

          nimatequa (D.e)   yerno marido de nieta

Consideraciones finales

Con base al análisis lingüístico me aventuraré a tratar de resumir aspectos globales del sistema de parentesco p'urhé que infiero de los datos que nos legaron los estudiosos del siglo XVI. Las relaciones de parentesco enfatizan la identidad generacional con las siguientes variantes:

- La generación del bisabuelo hacia arriba se agrupa incluyendo a sus hermanos o hermanas dentro de la misma relación de parentesco respecto a las generaciones descendentes hasta el 3ºgrado. De manera más específica existe la posibilidad de reciprocidad en la extensión de términos de referencia entre las segundas generaciones ascendentes y descendentes. Por lo menos, los nietos y los yernos, sin importar el sexo, constituyen un mismo grupo en las relaciones de parentesco.

- Aún cuando por falta de tiempo no fue posible presentar los datos al nivel de la primera generación ascendente diremos que los padres, los tíos paternos y el padrastro conforman una clase considerada padre de un mismo individuo, lo mismo sucede para la madre, la tia materna y la madrastra.

- Al nivel de la generación del ego y la primera generación descendente, la extensión de la relación entre hermanos es amplia pero calificada por sexo y edad del hablante: los hermanos, primos u otras personas se agrupan en la clase hermano, dándose información en este caso sobre el sexo de las personas.

Tanto las relaciones entre generaciones como dentro de una generación parecen guiarse por un principio de reciprocidad de referencia en el cual los rasgos de edad de hablante y sexo son importantes. No obstante el corpus de vocablos analizado aquí no es suficiente para establecer con claridad los rasgos semánticos y el nivel de reciprocidad puesto que el núcleo central de términos analizados refieren a descendentes lineales y colaterales del primer grado y son sustantivos derivados.

A pesar de estas consideraciones limitantes vale la observación de que los sustantivos derivados analizados parecen organizar las relaciones de parentesco dentro de una estructura cónica cuya parte superior se agrupa a partir de la tercera generación ascendente. Las ramificaciones parten de este origen, po, expandiéndose hacia un amplio espacio indicado por ndi. Además si agregamos a esta estructura cónica, los datos que tenemos sobre términos de conjuntos de relaciones que parecen referirse a grados de corresidencia y de filiación, recibimos una visión ruda e incompleta pero interesante de un sistema cognático que quizás opera en la forma del clan cónico analizado ya hace más de cincuenta años en un trabajo de Paul Kirchhoff.


BIBLIOGRAFIA

Anónimo

            Diccionario Grande de la lengua de Michoacan. Tomo I español-tarasco, tomo II tarasco-español. Introducción, paleografía y notas por J. Benedict Warren. Fimax publicistas Editores. Morelia, Mich., México. 1991.

Gilberti, Maturino

1558    Arte de la lengua de Michuacan compilada por el muy Reverendo padre fray Maturino Gylberti, de la orden del Seraphico padre sant Francisco, de regular observancia. Introcucción histórica con apéndice documental y preparación fotográfica del texto por, J. Benedict Warren. Fimax Publicistas Editores. Morelia, Mich., México. 1987.

Kirchhoff, Paul

1955    "The principles of clanship in human society", Davidson Journal of Anthropology, I, Summer.

Lagunas, Juan Baptista de

1574    Arte y diccionario con otras obras en lengua michuacana. Introducción histórica con apéndice documental y preparación fotográfica del texto por, J. Benedict Warren. Fimax Publicistas Editores. Morelia, Mich., México. 1983

Martínez, Hildeberto

1984    Tepeaca en el siglo XVI: tenencia de la tierra y organización de un señorio, Ediciones de la Casa Chata. CIESAS, México.



[1] Agradezco a A. Roth Seneff sus comentarios y sugerencias durante el desarrollo de este trabajo.

[2] Martínez 1984. pág.58 citando Carrasco 1966.

[3] La raíz sira significa nacer, echar raíces como lo sugieren los siguientes términos tomados del Vocabulario de Gilberti:

     sira-ngari-ni   nacer planta o yerua en la pared (G)

     R-cara-infinitivo             {nacer algo en la cara de algún objeto, en la cara de la pared}

     sira-ngua-pa-ni              echar rayzes el arbol (G)

     R-?-movimiento-infinitivo {estar creciendo}.

     La forma reduplicada de la raíz sira indica una acción que se repite.

[4] El morfema nti en este ejemplo es homófono de nti, morfema ilustrado en el ejemplo 16. Ambos están estrechamente relacionados por lo cual doy la misma glosa en los dos casos.

     La raíz anga "poner erecto" seguida del morfema de espacio nti conforma un tema transitivo. El verbo así constituido requiere que el sujeto enuncie la entidad erecta y el objeto el espacio indicado por nti, o sea, un área amplia horizontal cuyos límites no están definidos. Este espacio está especificado por el morfema hpe de objeto directo indefinido, por lo cual el espacio se percibe como una multitud de individuos.

[5] El tema anga-nti es el visto en el ejemplo 11, es pues un tema transitivo. El morfema qua conforma entonces un sustantivo a partir de la frase objeto, o sea que hace referencia al espacio horizontal cuyos límites no están definidos y sobre el cual se realiza la acción de estar erecto.

[6] El morfema de espacio nda conforma en concatenación con un R, un tema transitivo. El verbo requiere un sujeto que enuncie aquello que está erecto y un objeto donde se exprese la entidad alrededor de la cual se está erecto. Esta entidad enunciada en la frase objeto se recupera como sustantivo al añadir al tema transitivo el nominalizador qua.

[7] A semejanza del morfema nta, la secuencia ndi-cu conforma en concatenación con un R, un tema transitivo. El verbo anga-ndi-cu- requiere enunciar en el sujeto la entidad que se erige y en el objeto la localidad en la cual se lleva a cabo la acción.

[8] La distinción entre femenino y masculino que se observa en la traducción al español no se encuentra en la estructura de los términos p'urhépecha. Primero porque en p'urhépecha la morfología no cuenta con sufijos que indiquen el género y segundo porque el tema tsiuandihpens que se utiliza en el ejemplo 17 para referir tanto al bisabuelo como a la bisabuela, es el mismo que se encuentra en la palabra 21b, por lo que esta en realidad no presenta información sobre género. Por otra parte la ausencia del morfema frecuentativo en 21a tampoco conlleva información sobre género.

[9] En las fuentes encontramos algunas discrepancias respecto al sexo de los hermanos asociado con cada raíz. El significado asociado a las raices se ha hecho seleccionando el sexo indicado en la mayoría de los casos.

[10] Sigo aquí la sugerencia del Dr. Thomas Smith.

[11] Esta raíz nunca aparece adjunta a la flexión. Requiere de la presencia de algún morfema intermedio que puede ser cu o ta.

[12] En estos ejemplos se tiene el morfema derivacional nu que es un sufijo de movimiento que pone énfasis en el punto de llegada; los morfemas de flexión ni "infinitivo", ca "1 o 2 pers. sg o pl", ti "3 pers. sg o pl", y el clítico pronominal reni "3 pers. sujeto y 1 pers. objeto ambas singulares".